Errores comunes al invertir

Cuando un propietario quiere entrar de lleno en el mundo de los alquileres vacacionales, la inversión que se necesita inicialmente para acondicionar la vivienda puede ser más o menos cuantiosa. A esto tendrán que sumarse gastos como los de comunidad, licencias de actividad, estrategias de marketing, etc.

A pesar de ello, si lo que se tiene en mente es comprar propiedades para convertirlas en un alquiler vacacional ¡La cosa cambia! Si es lo que quieres, tendrás que asumir todos los gastos, recuperar la inversión de haber realizado la compra y tomar las decisiones más afortunadas posibles en cuanto al futuro del negocio.

Sin embargo, aunque es una operación compleja, no sería ni el primer ni el último caso en triunfar después de ello. Tanto es así, que cada vez más personas en nuestro país deciden comprar una vivienda para tales fines. De esta forma, para ayudarte a dar el gran paso, te traemos los errores más frecuentes que muchos propietarios cometen ¡Ojo al dato!

Dudar de si realmente la operación conviene a tu economía

Lo primero que debería estudiarse a fondo antes de tomar cualquier decisión es analizar la economía de uno y crear un presupuesto fiel a la realidad. Los expertos siempre recomiendan no endeudarse más del 30% de lo que suman tus ingresos y prever cualquier tipo de imprevisto. Es esencial dejar un margen de seguridad para prevenir posibles necesidades económicas que puedan surgir en un futuro.

Te puede interesar  ¿Qué es un channel manager?, ¿por qué es necesario?

Además, tampoco es buena idea pensar que se van a recibir reservas de alquiler nada más salir al mercado. El presupuesto también debe contemplar que el negocio pueda tardar un par de meses en funcionar correctamente.

No tener en cuenta todos los gastos pertinentes

El precio de la propiedad no es el único gasto a la hora de invertir en este negocio. Deberás tener en cuenta la cuantía de otros gastos que deberán ir sumándose al principal; seguros, suministros, gastos de contabilidad, devaluación, impuestos, mobiliario, mantenimiento, reparaciones, etc. Además, también pueden aparecer otros gastos de la comunidad y posibles licencias.

Tampoco olvides que la zona en la que inviertas puede que llegue a afectar a los gastos relacionados con la adquisición de la propiedad, por lo que informarte al respecto antes de cualquier decisión es una muy buena idea.

No tener conocimientos acerca del sector

No conocer el mercado al que se quiere entrar puede ser realmente peligroso. Primeramente, desconocemos si el precio que piden por la propiedad es acorde o no, y esto puede hacerte perder grandes cantidades de dinero.

Bien es sabido que la información es poder, por lo que tener cierta idea de la oferta y la demanda de la zona te hará tomar decisiones más acertadas y estarás más cerca de triunfar. Además, conocer al tipo de huésped buscado te hará satisfacer las demandas actuales y diferenciarte de tus competidores

¡Toma nota!