Cala Moraig

Moraira es un pueblo pequeño de la Costa Blanca caracterizado por tener un clima cálido muy apetecible y más de 300 días al año de sol. En este ambiente tan vacacional, se hace inevitable que los turistas se interesen por disfrutar de las mejores calas de Moraira para una escapada a la playa o para una excursión por la costa.

Una de las ventajas de elegir las calas de Moraira es que hay para todos los gustos. Podemos encontrar desde las calas más íntimas, y protegidas por espectaculares acantilados, hasta playas de arena blanca en un ambiente natural virgen. Sea cual sea, las calas de Moraira gozan de unas aguas turquesa que son reclamo tanto para deportistas (de snorkel, etc) como para familias; ya que la virginidad de su paisaje se combina con todas las comodidades y servicios.

Playa del Portet

Playa Portet

Esta playa podría decirse que es la más pintoresca de todo Moraira. Su arena suave y blanca, aguas poco profundas y de un azul vibrante… Esta bahía protegida tiene un ambiente muy relajante y es un deleite contemplar tanto sus aguas tranquilas como los barquitos que navegan por ellas. Además, si vas en familia seguro que te interesará saber que las instalaciones son fantásticas para ocio, gastronomía y seguridad.

Playa Platgetes

Playa Platgetes

La bahía de arena de esta playa se combina con plataformas rocosas que forman piscinas naturales entre las rocas. Lo mejor de todo es que, al no estar tan cerca del centro de la ciudad, Platgetes está poco concurrida y es la favorita de muchos de los locales de Moraira. Si decides visitarla, contarás con aparcamiento en las cercanías y lugares para comer sin tener que desplazarte lejos.

Cala Moraig

Cala Moraig

A esta famosa cala se llega a través de una ruta de senderismo muy recomendable y te recomendamos que no dejes de ir a verla porque está considerada como una de las mejores calas de Moraira de la Costa Blanca entera. Está protegida y se ubica en el fondo de escarpados acantilados, por lo que olvidar el ajetreo urbano está asegurado. Además, también tiene aparcamientos cercanos para que tu experiencia sea redonda.

Te puede interesar  ¿Tienes pensado reformar tu vivienda de alquiler vacacional? Sigue estos pasos.

Cala Portitxol

Cala Portixol

Esta pequeña cala parece que fuese privada al estar un poco escondida y desprender una belleza natural alucinante, pero ¡Nada más lejos de la realidad! Portitxolet es ideal para parejas, que podrán seguir la escalinata que conduce a la cala mientras disfrutan de unas vistas espectaculares desde un balcón natural al mar Mediterráneo. Sin embargo, esta cala tan pequeñita es una de las calas de Moraira que no tiene servicios, por lo que deberás tenerlo en cuenta antes de planificar tu visita.

Playa de l’Andragó

Cala l'Andrago

Esta cala, de guijarros y rocas, es un paraíso de agua cristalina. El paseo marítimo goza de unas vistas envidiables que atraen a los más románticos. Además, no sólo hay servicios como aparcamientos, sino que en este lugar se encuentra el famoso chiringuito llamado “Algas L´Andragó”, que no puedes perderte si vas a las calas de Moraira.

Playa de Ampolla

Playa Ampolla

Esta playa es una de las favoritas para las familias debido a su arena blanca, aguas poco profundas y un pequeñito arroyo que desemboca en el mar. Los niños disfrutarán durante horas jugando mientras los adultos deciden si comer un rico picnic o degustar una comida menos informal en el Restaurante El Castillo. Sin embargo, al ser una de las principales calas de Moraira, suele estar muy concurrida en temporada alta.

Cala Cap Blanc

Cala Cap Blanc

Esta cala es de difícil acceso, por lo que es ideal para los visitantes que buscan intimidad. Su belleza escarpada le da un encanto único que es un lujo para aquellos pocos que deciden ir a una de las calas de Moraira menos concurridas.